Páginas

viernes, 1 de agosto de 2014

HOTEL PLAYABALLENA, CADENA SENATOR

Después de unos meses sin poder escribir vuelvo con una entrada dedicada a uno de los hoteles de la cadena Playa Senator. Como muchos ya sabréis, tienen un acuerdo con F.A.C.E, mediante el cual todos los hoteles de la cadena ofertan menús sin gluten con total garantía. 

El año pasado, nuestra experiencia en el hotel PlayaCanela fue muy positiva, al igual que este año, que incluso fue mejor que el  pasado en el sentido de la variedad. Nada más llegar al hotel, indicamos que había dos personas celiacas y fuimos a hablar con uno de los encargados de sala en el buffet. Allí nos explicaron que teníamos dos opciones: por la mañana, después del desayuno nos indicarían cuáles eran los platos aptos del buffet y nosotras podríamos cogerlos directamente de las mesas, o, por el contrario, un menú de carta, en el cual por la mañana elegiríamos lo que comer tanto en el almuerzo como en la cena. Además, también tenían todo tipo de productos específicos como pizza, pasta, e incluso te podían empanar cualquier tipo de carne o pescado. Al principio, comenzamos con la segunda opción, en la que nos traían exactamente lo que pedíamos en el desayuno, sin embargo, como nos habían aconsejado, de este modo restábamos en variedad porque no podíamos decidir en el momento que nos apetecía comer. Por ello, lo que acabamos haciendo fue pedir algo a la carta, el primer plato por ejemplo, y el segundo cogerlo de la plancha acompañado de patatas, ya que generalmente la mayoría de lo que había en las planchas era apto. Había numerosas planchas, una por cada producto, de modo que si uno de ellos no era apto no había problema con la contaminación. De todos modos, si en algún momento percibíamos que había mucha gente o que no nos daba seguridad algo de fuera, bastaba con indicarlo y nos sacaban el mismo plato desde dentro. 

Los últimos días de nuestra estancia había más aglomeraciones en las planchas, así que nos decantamos por pedirlo casi todo de carta, los mismos platos que en el buffet, y así evitábamos la espera y cualquier riesgo de contaminación cruzada.

El trato de todo el personal fue muy bueno, pero en especial de Alejandra, quién estaba constantemente pendiente de nosotras. Un día habíamos pedido una carne con patatas de segundo, pero al pasar por el buffet vimos  hamburguesas y nos apetecieron. Le preguntamos a ella si podíamos y nos dijo que esas no eran aptas, pero nos ofreció sacarnos en el momento otras de dentro que sí lo eran. Este tipo de anécdotas reflejan perfectamente la preocupación del personal del hotel por las dietas sin gluten, en especial, de Alejandra, quién estaba siempre pendiente de vernos llegar para sacarnos rápido el desayuno, nos ofrecía gran variedad de platos aunque no los hubiera ese día en el buffet...etc. Desde aquí, agradecerle su atención y trato impecables. 

Con respecto a los desayunos había una gran variedad de productos, desde tostadas, magdalenas, brioches, churros...etc. 

Me habría gustado hacerle fotos a todos los platos, pero la mitad de los días nos los comíamos antes de poder hacerle una foto. Esta es una pequeña recopilación de los platos que ofrecían:

DESAYUNOS:












COMIDAS Y CENAS:



















POSTRES:

También había una amplia oferta de postres, que siempre se sacaban de dentro, entre ellos: arroz con leche, crema catalana, flan, natillas, tocinillo de cielo, gelatinas, crepes con diferentes rellenos...etc



Muchas gracias a todo el personal del hotel por el trato recibido. Así da gusto viajar sin tener que preocuparse en absoluto por la comida y pudiendo disfrutar de ella como cualquier otra persona. 
















No hay comentarios:

Publicar un comentario